24 enero, 2011

Paisajes sonoros

La exposición de Esther Mañas y Arash Moori, su primera muestra individual en Barcelona, consiste en múltiples cámaras de vigilancia situadas en un área oculta fuera del espacio expositivo. Una transmisión de video en directo computarizada capta y revela el mecanismo de una máquina serpenteante, mientras micrófonos incrustados invocan sonidos ocultos y vibraciones de baja frecuencia en tiempo real.
Los elementos visuales del espacio se concentran al azar en una pantalla en la que imágenes filtradas rojas, verdes y azules chocan entre si, creando espectaculares efectos con la ayuda de otros elementos como el parpadeo de lámparas fluorescentes. El sonido es utilizado como un medio escultórico que transforma la percepción del espacio arquitectónico.
Hasta el día 6 de Febrero, en el Espai 13 de la Fundació Joan Miró.

No hay comentarios: