14 septiembre, 2009

Buenos humos

El ministerio de Sanidad acaba de anunciar que tiene planes para prohibir fumar por completo en restaurantes y locales de ocio. Ha sido decirlo y la mayor parte del gremio hostelero se ha echado encima... que si es la ruina, que si más parados, que si miles de negocios cerrarán... Lo único criticable es que la medida venga en plena crisis, pero lo cierto es que la mayoría de nosotros nos hemos acostumbrado a no fumar o salir fuera un ratito para matar el vicio. En un restaurante sin humos se disfruta más de los sabores y olores de la comida, el esfuerzo es mínimo y al final todos salimos ganando. No hay para tanto, nadie se escandaliza ni deja de comer en un restaurante porque sea libre de humos. Somos bastante más maduros de lo que las polémicas mediáticas quieren hacer creer.

No hay comentarios: